Científicos descubrieron energía electromagnética en la Gran Pirámide de Giza

El año pasado se develó la existencia de una cámara secreta, ahora investigadores de la Universidad ITMO de San Petersburgo hicieron un curioso hallazgo.

El año pasado se develó la existencia de una cámara secreta, ahora investigadores de la Universidad ITMO de San Petersburgo hicieron un curioso hallazgo.

Infobae

Las pirámides egipcias están rodeadas de muchos mitos y leyendas, por eso los investigadores direccionan sus estudios científicos a la búsqueda de sus propiedades físicas. Ahora, descubrieron que la Gran Pirámide de Giza puede concentrar energía electromagnética en sus cámaras internas, así como también debajo de su base, donde se encuentra la tercera cámara inacabada.

Según difundió Europa Press, este grupo de investigación internacional, liderado por la Universidad ITMO de San Petersburgo, utilizó métodos de física teórica para investigar la respuesta electromagnética de la Gran Pirámide a las ondas de radio. Los científicos predijeron que, bajo condiciones de resonancia, la pirámide puede concentrar energía electromagnética en sus cámaras internas y debajo de la base.

El grupo de investigación planea usar estos resultados teóricos para diseñar nanopartículas capaces de reproducir efectos similares en el rango óptico. Tales nanopartículas pueden usarse, por ejemplo, para desarrollar sensores y células solares altamente eficientes. El estudio fue publicado en el Journal of Applied Physics.

La agencia explicó que los físicos se interesaron en cómo la Gran Pirámide interactuaría con ondas electromagnéticas de longitud resonante. Los cálculos mostraron que en el estado resonante, la pirámide puede concentrar energía electromagnética en sus cámaras internas, así como también debajo de su base, donde se encuentra la tercera cámara inacabada.

Estas conclusiones se derivaron sobre la base del modelado numérico y los métodos analíticos de la física. Los investigadores primero estimaron que las resonancias en la pirámide pueden ser inducidas por ondas de radio con una longitud que va de 200 a 600 metros.

Luego hicieron un modelo de la respuesta electromagnética de la pirámide y calcularon la sección transversal de extinción. Este valor ayuda a estimar qué parte de la energía de la onda incidente puede ser dispersada o absorbida por la pirámide en condiciones de resonancia. Finalmente, para las mismas condiciones, los científicos obtuvieron la distribución del campo electromagnético dentro de la pirámide.

“Las pirámides egipcias siempre han atraído una gran atención. Nosotros, como científicos, también estábamos interesados en ellas, así que decidimos mirar a la Gran Pirámide como una partícula que disipaba las ondas de radio resonantemente. Debido a la falta de información sobre las propiedades físicas de la pirámide, tuvimos que usar algunas suposiciones. Por ejemplo, asumimos que no hay cavidades desconocidas en el interior, y el material de construcción con las propiedades de una piedra caliza común se distribuye uniformemente dentro y fuera de la pirámide. Con estas suposiciones realizadas, obtuvimos resultados interesantes que puede encontrar aplicaciones prácticas importantes “, explicó en un comunicado Andrey Evlyukhin, supervisor científico y coordinador de la investigación.

Los investigadores han confirmado el hallazgo utilizando partículas cósmicas conocidas como muones para escanearla. Usaron escáneres para crear mapas y revelar su estructura interna.

Este descubrimientos e suma al del año pasado, cuando otro escaneo térmico descubrió que la Gran Pirámide tiene una cámara o una serie de cámaras secretas que han permanecido oculta, presumiblemente, desde la construcción de las propias pirámides, hace 4.500 años.

Fotos: Shutterstock

pixel